Ternura infinita


Navidad, una vuelta más al sol y un nuevo año. Todo en menos de 10 días. Siempre amé estas fechas, algunas más felices y otras más tristes. Con presencias y ausencias. La llamita de la inocencia se me enciende en diciembre y recién empieza a aflojar su luz en marzo. Noches cortas de verano infinitas. Noches con olor y ruido a mar rompiendo sobre las rocas. Días de pleno vuelo sobre cielos espejados. Verde espeso en el bosque y marrón y azul en los acantilados. Besos con sabor a helado de frutilla. Verano, no te escapes. ❤

 

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s