El perdón


Cada tanto saco una carta de un mazo que compré hace al menos 8 años. Nunca supe que me atrajo para comprarlo. La cajita con sus cartas dentro estuvo guardada mucho tiempo y jamás las usé mientras estuve conectada a la matrix. Cuando empezó la desconexión y reconexión del alma, y decidí tomar la píldora roja, recordé que en algún lado las había guardado. Saqué esta al azar. El mensaje era para mi y para todo ser que se topara con ella.

Cuando uno decodifica los mensajes quedan dos caminos posibles, ser responsables con la verdad o hacerse el/la boludo/a, pero con la advertencia que hacer esto último trae consecuencias kármicas. Y así aprendí que al perdonar en realidad no había nada que perdonar y al vaciar toda memoria de odio y rencor sólo queda una sensación de ligereza y un corazón lleno de amor incondicional.

20140716_211100

 

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s