Destiempos


Trenes que se fueron. Trenes que vuelven sobre la misma vía. Trenes que los corrés y cuando estás por subir, con un pie sobre el estribo, se van y te quedás abajo con el sabor amargo de no entender.

También hay barcos que zarpan y vuelven, pero más que volver por propia voluntad, es la marea fuerte la que los trae de vuelta. Será que somos permanentemente arrastrados por una corriente invisible y en ese mar de caras a veces coincidimos cuando revienta alguna ola? Pero coincidimos por un ratito nada más, porque hay olas que retroceden más rápido y otras que dejan mucha espuma en la orilla. Quizás lo importante, y esto se me acaba de ocurrir, sea dejarse llevar por la marejada, ir y venir, pero no quedarse como espuma seca.

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s