Sábado azul


Tarde de iniciaciones en Aqualead. Energía densa alrededor nuestro con las manos en el cielo y los pies en la tierra. Con el peso del agua etérica en las manos. Con revelaciones y confirmando una vez más que el mundo es un pañuelo. Noche de sábado fresca para descargar todo el exceso de lo recibido en el amasado de pan casero. Mientras espero que el bollo descanse, escribo acompañada de Pipo y Pocho, mientras Pitucca caza pajaritos imaginarios.  Y pienso y pienso y pienso y cuando logro apagar la mente siento. Llevo la atención al centro del pecho y empieza la fiesta de los sentidos. Todo se convierte en uno. Eso somos.

Para sentir esa unión, es sólo cuestión de dejarse llevar por la música y con una mano a la altura del corazón a 10 o 15 centímetros de altura hay que prestar atención como la mano va siendo atravesada por la energía tibia del corazón. Sentir sin pensar. Va un pedacito de mi.

PD: No estoy chapa 😀

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s