El primer día del resto de mi vida


Viernes 8 de mayo de 2009. 3 días después de sacar el registro por primera vez. 2 años y un día de la muerte de mi viejo. Me llamaron dos boxes más atrás mío y me paré para contestar. Al pararme sentí como si toda la sangre se me fuera por los pies. Me marée y traté de responder como pude lo que me estaban preguntando. Agarré un alfajor y le pegué un mordisco, quizás fue por no haber almorzado.

El piso se movía un poco, la respiración era agitada y estaba aturdida. Junté mis cosas y sin que nadie me vea, me fui. como pude. Las piernas me temblaban igual que las manos, bajé igual con entereza y dije, ya se me va a pasar, seguro fue por no almorzar.

Paré un taxi y le di la dirección de casa. Los latidos de mi corazón eran tan fuertes que casi no podía prestar atención a ninguna otra cosa. Las piernas se aflojaban más todavía y la cabeza parecía que iba a estallar. Le dije al taxista que me sentía muy mal y que si me llegaba a pasar algo, en la billetera tenía los datos de quien contactar. Le pedí que me acerque al hospital más cercano. Realmente me sentía muy mal y en cualquier momento podía no estar más. Me preguntó si era diabética y le dije que no, me dio un trago de coca para ver si me hacía mejor. Pero fue peor. Puede ser un coma diabético, mi esposa era diabética, me dice. Era, porque ya murió.

Llegamos al más cercano, el Penna en Parque Patricios. Pensé que al llegar entenderían que estaba al borde de la muerte y rápidamente aparecerían cinco médicos para asistirme y revivirme si fuera necesario. La guardia estaba llena. Gente sin manos, ojos explotados, heridas de cuchillo, gripe y yo a punto de morir. Tenía para 3 horas de espera. pero la muerte no sabe de espera. Grité, rogué, pedí, hasta que intercedieron por mi.

-Tenés problemas de tiroides?, me preguntaron. -No, creo que no. -Tomá esta pastillita y que te vengan a buscar en un rato, tuviste un ataque de pánico. Hacete estudios con tu médico y pedile más información el lunes. Si te volvés a sentir mal, tomate un cuarto de esta pastilla que te doy.

Ataque de pánico, pánico de que? Dos semanas atrás me reía de un compañero de trabajo con esa enfermedad…-Es que no quiere laburar y se hace el loco. Una de las tantas escupidas al cielo…

…continuará

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s