Sueño


Cara de preocupación, pero sin demasiada tristeza, gente vestida de negro. La camilla tendida, blanca, sin marcas de cuerpos. Me dicen que estás al lado, que falta poco y que para evitar al resto la incomodidad de tu dolor, te trasladaban a la habitación de al lado.
Todo es blanco, desde las cerámicas del piso hasta tu cabeza, completamente lisa.  Sólo puedo sentarme atrás de la camilla y apoyar mis manos en tu cabeza, lanzando símbolos al aire y recitando mantras para tratar de apaciguar el dolor. Las lágrimas no paran de rodar por mi cara, y siento cómo rebotan en vos, mientras te digo y te grito que te amo. Te vienen a buscar y te llevan a otro lado, les digo que no, todavía no, porque la otra vez que habías muerto, te habían llevado antes de tiempo.

Anuncios

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s