La hipocresía y el trabajo


HipocresíaSomos hipócritas los argentinos. No sé si lo mismo se dará en otras sociedades, pero en la nuestra vemos la hipocresía a diario. Uno de los lugares más comunes de la hipocresía es en el trabajo. Si trabajamos en empresas más o menos tradicionales, tenemos que demostrar ser de determinada forma, que en realidad no somos.

Algunos ejemplos: el primer día, tenés que ir de impecable traje si sos hombre o de trajecito si sos mujer, nada de jean o te van a mirar bien feo. Lo mismo con la puntualidad, porque qué van a pensar tus nuevos compañeros si llegás 9.15. No importa que ellos lleguen a las 10.00. Al principio, tenés que mostrar que sos ordenado, prolijo, puntual, perfecto. No importa que en realidad no lo seas, esos primeros días, tenés que parecerlo hasta que te den el OK y te acepte la manada.

Lo mismo pasa con las vacaciones. Si sos el nuevito, no te vas a tomar las vacaciones en enero. Qué van a pensar los demás?. Y al final te terminás yendo en abril como un pelotudo, cagado de frío tomando mate en la playa para entrar un poco en calor. Entiendo que esto del derecho de piso haya sido algo común hace 40 o 50 años atrás, cuando uno entraba a trabajar a una empresa como cadete y se jubilaba como gerente. Pero esto ya no existe más. Salvo en el caso de algunas profesiones puntuales, el resto se cambia de empresa como de calzón. Sobre todo los “sistémicos”, como es mi caso.

 Si seremos hipócritas, que hoy en día, si vas a una entrevista y te preguntan tus debilidades y fortalezas, decís que sos un poco workaholic como debilidad, para que ellos en realidad la entiendan como fortaleza, onda, “estoy dispuesto a trabajar 12 horas diarias, contar con un celular de guardia permanente para que me llamen a cualquier hora y conectarme desde casa sea la hora que sea sin que me paguen un mango adicional”. Si eso no es hipocresía, la hipocresía donde está?. Los dos entienden la mentira pero cada uno prefiere aceptarlo como verdad. Uno, porqueNémesis de Maguie necesita o quiere el laburo, el otro, porque se quiere aprovechar de la situación.

Hay otros ejemplos clásicos, como cuando se agrega un feriado o se corre. Y todavía hay gente que se enoja! “Ehh, este país se hace trabajando!”, “Este país lo que necesita es menos feriados y más trabajo!”, (me hace acordar a la frase, “Que haya más presupuesto para educación y menos Homero Simpsons!”). Me cansé de leer estas frases en los foros de lectores de La Nación. Podemos ser tan amargos?? Tanto nos molesta que la gente pueda disfrutar del tiempo libre, su familia, amigos? Acaso vivimos para trabajar? Ese es el sentido de la vida? Humildemente, si creemos que sí, creo que estamos un poquito equivocados. La vida me dio un cachetazo bastante sonoro cuando creí que era así y me dejó con un par de rivotril en la mano. Cuántos problemas nos ahorraríamos si fuéramos un poquito menos hipócritas y le diéramos el justo lugar que tiene cada cosa.

Anuncios

2 comentarios en “La hipocresía y el trabajo

Comentá!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s